domingo, 19 de febrero de 2012

Bailamos un tanguito?

Ven, compañero, abrazame y giremos en un ir y venir de firuletes comunicacionales.
Abrazame, sin ahogarme y dancemos con elegancia.
Lleva mi mano y marca el paso, pero no me impidas respirar, quiero seguir tu ritmo compartiendo el movimiento, pero no deseo que me obligues a cumplir tus propios vaivenes, tu voluntad, tu marca.
Hazte a un lado y disfruta sosteniendo mi cuerpo para que pueda girar libremente, mostrar mi estilo, ser libre aún entre tus brazos.
Compartir, de eso se trata.
Pongamos el objetivo en común, por ejemplo disfrutar de esta danza. Utilicemos los recursos a nuestro alcance, como la buena música, mis zapatos de tacón, tu elegancia.
Tracemos nuestro plan de acción, un...dos...tres...cuatro...Yo retrocedo y juntos volvemos a avanzar...
No me ahogues, no me exijas...los dos al mismo tiempo.
Escuchemos lo que cada uno expresa a través del movimiento, luego respondamos a lo escuchado y así dialoguemos...
Que el tango es una conversación entre dos y podemos lograr que sea exitosa.