lunes, 9 de enero de 2017

¿En vos confío?


     “El liderazgo requiere cinco ingredientes: inteligencia, energía, determinación, confianza y ética.  El desafío clave hoy en día es el ejercicio de los dos últimos: confianza y ética.” 
                                                   Fred Hilmer

La confianza, ese bien exquisito, tan difícil de lograr y tan relacionado con la coherencia, la sinceridad, la honestidad y los valores, es la base de nuestra credibilidad. Comunicar aquello que es verdadero representa el punto culminante del buen líder, sin olvidar que es muy fácil engañar con frases bonitas pero muy efímero. Lograr la confianza es muy difícil, más aún lo es mantenerla, ya que su fragilidad es máxima.
La Marca Personal del ejecutivo, el empleado, el emprendedor, se debe basar en la confianza que genera el accionar a lo largo del tiempo. Su reputación está en juego.
La mala noticia para muchos líderes actuales es que la incoherencia entre lo que pensamos y lo que hacemos nos delata inmediatamente. Perder la confianza es perder aquello que más difícil resulta de recuperar.

¿Eres confiable? ¿Tus clientes lo piensan así? ¿Tu relación con las personas de tu equipo está basada en la confianza? ¿Es tu ética quien determina tu confiabilidad? 

lunes, 25 de enero de 2016

Cumpliendo mis expectativas...

Yo no estoy en este mundo para cumplir con las expectativas de los demás.
Tampoco creo que el mundo debe cumplir con las mías
Fritz Perls


La ilusión forma parte de nuestra vida, nos lleva a graficar el futuro y solemos poner nuestra esperanza en la perspectiva de alcanzar el sueño,.
Y me pregunto cómo hacer para poner frialdad, razonamiento, al menos realismo, en el entramado de nuestra expectación.
El primer paso es sentirnos seguros que lo que esperamos no está relacionado con el orgullo de nuestros padres..., o con la gratitud de nuestros hijos...,o con  la satisfacción de nuestros jefes....o con... un largo etcétera.
Que el deseo sea auténticamente nuestro le da validez.




 Y el segundo paso, tan importante como el primero es que dependa de nosotros mismos.

La frustración es muy difícil de sobrellevar, por esa razón cuando tenemos un propósito lo primero que debemos analizar es su probabilidad, cierta, real, medible y alcanzable.
Tomemos nuestros sueños y deseos con ímpetu, analicemos la posibilidad de llevarlos a cabo, despeinemos nuestros miedos y sobrepasemos nuestros límites cuando estemos convencidos de su autenticidad.
Gestionar el cumplimiento de nuestras propias expectativas evita el sufrimiento o el dolor de haber esperado algo mejor que lo obtenido.
Tomar la decisión, dar los pasos necesarios y celebrar lo logrado es la sencilla ecuación.

lunes, 7 de diciembre de 2015

¿Vale la pena invertir en talento?

Hemos reflexionado en mi post anterior sobre la diferencia entre líderes multiplicadores y líderes minimizadores. En verdad ambos hacen casi lo mismo, están motivados por los resultados, tienen conocimiento empresarial y se rodean de personas inteligentes que forman sus equipos.
¿Cuál es la diferencia entonces?
Según Liz Wiseman y Greg Mckeown en su libro: "Multiplicadores- Cómo potenciar la inteligencia de tu equipo", existen cinco diferencias vitales, que transforman a los líderes en multiplicadores y ellas son:

  • Atraer y optimizar el talento. Logrando extraer de los talentoso la mayor contribución. En cambio los minimizadores acaparan los recursos e infrautilizan el talento.

¿Qué emoción intrínseca motiva al minimizador para acaparar, no delegar, no compartir? ¿Puede ser la inseguridad en sus propias capacidades? ¿El miedo a perder el poder?

  • Crear la intensidad que requiere el mejor trabajo mental. Generan un ambiente intenso y espacio generoso para llevar a cabo su trabajo de la mejor manera. En cambio los minimizadores generan un ambiente tenso que suprime el razonamiento y la capacidad de la gente
El minimizador es un tirano. El multiplicador es un liberador. ¿Y tú qué tipo de líder crees ser?

  • Extender los retos. Definen una oportunidad que le permite a la gente crecer, en cambio los minimizadores dan directrices que demuestran lo mucho que saben.

El minimizador es un sabelotodo. El multiplicador es un retador. ¿Qué emoción genera en su equipo cada uno de ellos? ¿Es motivador un sabelotodo?

  • Debatir las decisiones. Someten las decisiones importantes a un riguroso debate, mientras que los minimizadores toman decisiones abruptas y centralizadas que confunden a la organización.

¿Nos hace sentir involucrados el acatar decisiones tomadas? ¿El famoso engagement se puede producir? ¿Qué lugar ocupa la inteligencia en este caso?

  • Inculcan la propiedad y la responsabilidad. Reconoce los resultados de los otros e invierte en su éxito, favoreciendo su marca profesional. Los minimizadores obtienen resultados pero no involucración del equipo.

Los minimizadores son micro directores. Los multiplicadores son inversionistas. 
El engagement, la responsabilidad, el dominio del know how se logran invirtiendo, ese es el verdadero ROI del liderazgo multiplicador: gente comprometida, con profundo conocimiento de la tarea y responsables del proyecto empresarial

miércoles, 2 de diciembre de 2015

La falacia del talento

¿Existen los empleos que permiten aplicar la inteligencia?
¿Es posible compartir todo el conocimiento en un trabajo?
¿Se puede aprovechar la motivación del trabajador para "dar lo mejor" de cada uno?

Respondo: Sí, por supuesto, sí y mil veces sí.
Sin embargo muchos interrogantes acuden a mi mente después de años de observar diferentes modelos de liderazgo y atravesando la realidad de los departamentos de Dirección de Personas.
Existen líderes que temen a la inteligencia de sus empleados, a su libertad y autosuficiencia.
Constituyen lo que llamo la falacia del talento, la mentira que se dicen a sí mismos, aquellos que no buscan talento, prefieren obediencia.
Suelo comprobar que de una idea inicial de captar un "talento"para el desarrollo se llega a una práctica de utilizar un administrativo para gestionar. Y me cuesta comprender la metamorfosis.
En qué espacio se queda agazapado el talento y se transforma en un clon de otros, que acompañan su día a día.


La doctora Carol Dweck, nos describe la mente del líder multiplicador en oposición a la mente del líder minimizador, diciendo que la primera es la mentalidad de crecimiento, es la creencia de que las cualidades básicas, como la inteligencia y las capacidades, se desarrollan con el esfuerzo. Suponen que la gente es suficientemente inteligente como para encontrar las respuestas por sí misma.

En cambio,los líderes minimizadores, son aquellos que poseen una mentalidad fija, sostienen la creencia de que la inteligencia y las capacidades de la gente están labradas en piedra. Como que la persona que no entiende algo ya nunca más lo hará y entonces el líder debe pensar por los demás.

Cuántos líderes minimizadores conoces? Demasiados, ¿verdad?

Un verdadero líder multiplicador encuentra las capacidades coloridas que suelen estar ocultas bajo la superficie, confían en la gente, le ponen retos difíciles y le dan espacio para cumplir con sus responsabilidades.


El minimizador es un forjador de imperios. El multiplicador es un imán de talento- Liz Wiseman y Greg Mckeown


El imán de talento crea un ciclo virtuoso de atracción, mientras que el forjador de imperios genera un ciclo vicioso de declive.



lunes, 26 de octubre de 2015

Lo que Picasso sabía de PNL

Pablo Picasso
El mapa no es el continente

Una anécdota de Picasso servirá para ilustrar dicha afirmación, principio básico de la Programación Neuro Lingüística

“…Un extraño se acerca al maestro y pregunta por qué no pintaba las cosas tal y como eran en realidad.
Picasso, un poco confundido contesta:
No acabo de entender lo que quiere decir.
El hombre saca una fotografía de su esposa.
Mire - dijo -, como esto. Así es mi mujer de verdad.
Picasso parecía incrédulo.
Es muy pequeña, no? Y un poco plana, no?...”

La PNL es como la física nuclear de la mente. La física estudia la estructura de la realidad, la naturaleza del mundo. La PNL hace lo mismo con su cerebro.  Permite descomponer los fenómenos en las partes constituyentes que determinan su funcionamiento (Tony Robbins)

Reconocer cada parte de nuestro pensamiento que determina nuestras acciones y reacciones nos permitirá reprogramarlas y eso podemos aprender a lograrlo mediante la Programación Neuro Lingüística.
A partir del mes de noviembre comienza nuestra III Edición del  Practitioner en PNL a cargo de la Escuela Increscendo de Madrid, con su directora Nuria Saez.



lunes, 12 de enero de 2015

La sonrisa de Gioconda

Esta tarde me he inspirado en el enigma, la seducción por el gesto misterioso, el silencio que insinúa algo más y sin embargo no lo pronuncian esos labios...
Me resulta revelador pensar en el logro posterior, cuando se sostuvo la incertidumbre, la sensación siguiente será placentera, me pregunto a veces, ¿o triunfante?, o quizás simplemente aliviada... Misterios que nos ofrece la vida...a cada paso...
¿Política? ¿Empresaria? ¿Amante? 
Esa sensación vertiginosa que nos ofrece la figura de seguirnos con la mirada, de transmitirnos la superioridad que su sapiencia y su poderío parecieran invocar.
¿Qué secreto oculta esta enigmática expresión? Extrapolarlo a hoy nos lleva a imaginar una dama silenciosa, que guarda saberes y poderes, a la que se teme y por la que se deja subyugar...
¿Podemos las mujeres de hoy compendiar esta Gioconda con la bellísima Kate Moss, icono de la fémina actual? ¿Cuánto hay de cada una de ellas habitando en nosotras?
Misterio...belleza...seducción...independencia...profesión...Cómo me gusta ser mujer...